geometría_

Genesis del proyecto


"¿Y sabías que, no obstante que utilizan las formas visibles y razonan sobre ellas, no están pensando en estas sino en las formas ideales a las cuales se asemejan; no en las figuras que dibujan, sino en el cuadrado y en el diámetro absolutos... (que) ellos en realidad están tratando de contemplar las cosas en sí mismas, que sólo pueden verse con los ojos de la mente?"

(Platón, República)

Retomar la idea románica de naturaleza como medio de escape a la sociedad y la urbe, es la premisa de este nuevo earthwork. Es, en definitiva, una vuelta a los valores más primitivos.

Sin embargo, continua con el concepto de geometría como “medida o medición de la tierra”, como una manera de medir y controlar la armonía inherente en la naturaleza.

Situar un dispositivo ante el espectador en el que sienta que puede ordenar y mover la tierra a su antojo, en un intento de dirigir el “caos” de la naturaleza. Nace como crítica a la sociedad y al afán por controlar y descubrir el Universo y lo que engloba. Racionalizar lo irracional.

Se presenta un esquema de idealización geométrico que permite transformar paisajes, unas figuras en otras, así
como las propiedades del lugar. Sin embargo es un trampantojo y todo permanece invariable en el tiempo y el espacio. Es una geometría proyectiva e idealista, que solo existe en nuestra mente.

El trabajo se basa en planteamientos filosóficos referentes a la geometría y a los conceptos de construcción, medición,  racionalización y síntesis en su esencia.


Reflexiones personales


En este earthwork, hay una clara referencia a los esquemas filosóficos trascendentales de Kant y en qué tenía en mente cuando hablaba de representaciones u objetos geométricos.

En general, los esquemas trascendentales  de kant, constituyen un conjunto de reglas que permiten transformar una figura en otra, así como la representación de las propiedades que permanecen invariantes a través de las mismas, constituyendo los objetos genuinos de cognición en un juicio.  Una serie de imágenes mentales que construimos a través de de un referente común para todos, mi trabajo, pero que cada uno ordena y transforma a su antojo.

Al igual que en el proyecto mudar, vuelvo a exponer una parte protegida del entorno al espectador, dejo ver los entresijos y la maquinaria necesaria para el movimiento ideal. Vuelve a ser el individuo, la unidad mínima de la sociedad, quien módulo por módulo modifica un todo, la naturaleza, la sociedad.

En esta pieza se requiere un una lectura por parte del espectador mucho más compleja en que en obras anteriores, ya que al igual que yo, el espectador debe detenerse y recibir la obra en una actitud dialéctica, no es suficiente la aislada contemplación.

Para ello la obra cuenta con símbolos ya aceptados y reconocidos en nuestra cultura y que pueden ser comprendidos sin forzar al espectador a convenciones extralingüísticas. El receptor no parte de cero, como proponía Gadmer.

En definitiva propongo un trabajo que obliga, en cierta medida, al espectador a una recepción activa, un esfuerzo que le conduzca a una experiencia estética, trato de crear un nexo y con él,  alimentar el  "aura" de la pieza.


Datos técnicos


En primer lugar, se ha delimitado la zona a profundizar con un cordel, presentando el dibujo y las medidas de la excavación, y aproximadonse al boceto todo lo posible.

Se ha realizado una extracción 20 cm de profundidad, para posteriormente recortar los bordes y alisar el fondo, dejando una superficie homogénea y plana.

La tierra extraida en la excavación se ha ido depositando fuera del recorrido respetando la orografía natural.

Tras haber acabado, hemos cubierto la zona y la parte superior del cubo exento con la vegetación autóctona.

Y como culminación, se realizan las marcas al rededor de los árboles para ayudar al trampantojo de su posible movimiento.